Mundo

Cae una pandilla que vendía drogas a niños y adolescentes

Gracias a labores investigativas e informaciones aportadas por la ciudadanía, la Policía de Colombia logró la captura por orden judicial de cuatro integrantes de un grupo delincuencial y la recuperación de los entornos deportivos del barrio Buenos Aires de la capital risaraldense. Los arrestados dominaban una zona en la que vendían estupefacientes a niños y adolescentes.

Policía de Colombia

La Policía Nacional de todos los colombianos, a través de la seccional de la unidad básica de investigación criminal de la seccional de servicios especiales, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, lograron en las últimas horas mediante la ejecución de la operación “Fitness”, la captura por orden judicial de cuatro hombres entre los 19 y 38 años de edad, naturales de Colombia y Venezuela, conocidos como el “Tato, Meme, Suso y el Loco”, por el delito de fabricación, tráfico o porte de estupefacientes.

Según la investigación, esta estructura delincuencial se dedicaba a la comercialización de sustancia estupefaciente tipo marihuana en el sector del barrio Buenos Aires y sector talleres de la ciudad de Pereira, afectando entornos deportivos y así mismo generando inseguridad en la zona, como también el incentivo al consumo de dicha sustancia a personas aledañas a este sector, incluyendo niños, niñas y adolescentes, afectando de tal manera el desarrollo social y económico de la población risaraldense.

La estructura criminal se dedicaba a la venta de estupefacientes tipo marihuana en los barrios Primero de Febrero, Buenos Aires, Parque Buenos Aires y el sector conocido como Talleres del municipio de Pereira.

Los integrantes de este grupo delincuencial camuflaban el estupefaciente en agujeros de ladrillos improvisados, zonas verdes y partes de vehículos abandonados, la actividad la ejecutaban durante el día y parte de la noche, bajo la presencia de menores que hacían uso de los escenarios deportivos.

La estructura delincuencial mantenía el control de la zona y de la sustancia que se comercializaba, generando incertidumbre a los habitantes de estas comunidades, por la llegada constante de personas ajenas al sector y de habitantes sin techo quienes buscaban comprar estupefacientes.

La renta criminal de esta organización ascendía aproximadamente a los $60 millones de pesos mensuales, siendo la marihuana el estupefaciente más comercializado.

Post Views: 81

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba