Mundo

Gran red de desvío de productos químicos para fabricar cocaína

Mediante un trabajo de investigación llevado a cabo por la Dirección de Antinarcóticos, con el apoyo de la Fiscalía General de la Nación y la Agencia Antidrogas DEA, las autoridades colombianas lograron la captura de 11 integrantes de una organización criminal dedicada al tráfico y desvío de sustancias químicas controladas para la producción clorhidrato de cocaína.

La operación se desarrolló de manera simultánea mediante 12 órdenes de registro y allanamiento. Esta organización, asentada en Cali y municipios aledaños, era liderada por un hombre conocido como ‘Guayaba’, quien coordinaba las actividades para el desvío de sustancias, en especial ácido sulfúrico, creando empresas legalmente constituidas a nombre de terceros. Su supuesta mano derecha era ‘El Negro’, que se encargaba de comprar y distribuir ácido sulfúrico a otras organizaciones dedicadas a la elaboración de estupefacientes. Además, conseguía los medios de transporte para llevar la sustancia de manera clandestina hasta el puerto de Buenaventura y posteriormente vía fluvial hasta el municipio de Charco (Nariño).

De esta organización también formaban parte ‘Lucho’, hombre de confianza de los cabecillas ‘Guayaba’ y ‘El Negro’ para el transporte de las sustancias químicas; ‘Mario Bros’, fabricante de baterías y encargado de manejar las bodegas clandestinas y coordinar las entregas del ácido sulfúrico; ‘Joan’, como administrador de un local de baterías, ‘El Flaco’, que tenía el rol de recolectar el ácido sulfúrico y posteriormente transportar el producto donde indicaran; ‘Terapia’, que se encargaba de realizar las cargas y descargas de las sustancias, y ‘Chuky’ bodeguero. Por último, tres mujeres conocidas como ‘kate’, ‘La negra’ y ‘Caro’ eran las representantes legales de empresas dedicadas a la venta y fabricación de baterías para vehículos.

De acuerdo con los investigadores, las sustancias químicas eran adquiridas por empresas legalmente constituidas que contaban con los permisos para la compra y consumo en la fabricación de baterías para vehículos. Posteriormente desviaban estos insumos hacia laboratorios clandestinos ubicados en los departamentos de Valle del Cauca, Cauca y especialmente Nariño, zona de alta plantación de cultivos ilícitos. Los integrantes de la organización camuflaban las sustancias químicas en camiones, algunos de ellos empleados para el transporte de alimentos, en cajas de cartón para el almacenamiento de aceite vegetal o en recipientes de pintura simulando llevar otros productos no controlados con el ánimo de evitar los controles de las autoridades en los ejes viales del país.

Los capturados fueron dejados a disposición de las autoridades competentes por los delitos de tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos y concierto para delinquir agravado.

Post Views: 122

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba