Argentina

Narcoveleros: la banda a la que le secuestraron 660 kilos de cocaína en el vestidor de un country buscaba hacer un “pleno” por año

No eran improvisados. Tenían una operatoria aceitada, aunque a veces podían “perder”, como cuando en abril de 2020 les secuestraron en Marbella, España, 1465 kilos de cocaína que tenían ocultos en el velero Thorben, que había zarpado del puerto de Santos, Brasil. A pesar de la pérdida millonaria, insistieron y en 2021 mandaron a Europa un importante cargamento desde un punto entre Ramallo y Rosario. En 2022 tenían todo listo para hacer otro “pleno” con un nuevo embarque, pero una investigación abortó sus planes antes de que estibaran la carga y comenzaran a navegar por el río Paraná. El mes pasado, personal de la Prefectura Naval y de la Gendarmería Nacional secuestró, en el denominado Operativo Atlantis, 1548 kilos de estupefacientes, casi 660 en el vestidor de una casa de un country de Canning y 889 en una cabaña con muelle en Escobar.

En las últimas horas, el juez federal Luis Armella procesó con prisión preventiva a cinco de los supuestos integrantes de la organización criminal. Un sexto imputado fue procesado, pero con arresto domiciliario. Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales.

“Cabe subrayar que los dos secuestros de droga que se concretaron con diferencia de un día, primero en Escobar y luego en Canning, fueron significativos e ilustrativos de la finalidad de tráfico perseguida por los imputados, tanto por su elevado  volumen, como por el modo en que los estupefacientes se hallaban fraccionados, empaquetados y, en el primer caso,   acondicionados   adecuadamente   para su transporte marítimo a partir de las cualidades impermeabilizantes que presentaban sus envoltorios”, afirmó el juez Armella en su resolución.

El cargo es el de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes, en las modalidades de transporte y almacenamiento. El magistrado trabó embargos sobre los bienes de los imputados por montos de entre 12 y 37 millones de pesos.

Secuestraron una tonelada y media de cocaína lista para traficar a Europa

“Sus movimientos [los de la organización criminal] no eran constantes. Es lógico. No se trafica esa cantidad de narcóticos con frecuencia. Quizás, una vez al año. Incluso, los movimientos evidenciaban ello. Desde que se recabaron los primeros datos de esta empresa criminal, en 2018, entendemos que se realizó, al menos, el envío de 2020, que fue decomisado en España; otro en 2021, que presumiblemente habría salido desde Ramallo o Rosario, y finalmente, el que se intentó [enviar a Europa] este año [y fue secuestrado en Canning y Escobar]”, explicaron el auxiliar fiscal de Lomas de Zamora Claudio Pandolfi y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), representada por el fiscal federal Diego Iglesias y la auxiliar fiscal Patricia Cisnero, en un dictamen en el que solicitaron la prisión preventiva de los sospechosos.

La cocaína secuestrada en un vestidor de una casa de un country de CanningMinisterio de Seguridad de la Nación

Como informó LA NACION el mes pasado, cuando el Ministerio de Seguridad de la Nación hizo público el Operativo Atlantis, la causa que derivó en la detención de los sospechosos y el secuestro de la cocaína había comenzado en 2018, con los datos aportados por un testigo de identidad reservada.

Ese testigo, que en otras causas declaró como arrepentido, era Diego Xavier Guastini, ejecutado por un sicario el 28 de octubre de 2019 en Quilmes.

Guastini era quien se encargaba de entrar en la Argentina valijas llenas de los dólares y euros que se pagaban en Europa por valiosos cargamentos de cocaína. Cobraba un porcentaje por sus servicios. También se habría encargado de la “ingeniería” para lavar las ganancias de las bandas narco para las que trabajaba.

El jefe

Según se desprende del dictamen del Ministerio Público, al que tuvo acceso LA NACION, el jefe de la banda es un argentino detenido en España por el millonario cargamento de cocaína secuestrado en 2020 en Marbella. Se trata, según el expediente judicial, de Diego Marano.

A Marano le decían “jefe” los demás integrantes de la organización criminal, según las escuchas telefónicas incorporadas en el expediente.

“Si tenemos en cuenta que el cargamento que se le imputó a Marano fue de 1465 kilos, se evidencia una cantidad similar con la droga ahora incautada. Lo que nos exhibe que la modalidad delictiva de la organización era, una vez al año, realizar un transporte de esa cantidad de material narcótico a Europa, previo paso por Brasil”, explicaron los representantes del Ministerio Público, en el dictamen donde, además de los procesamientos, también solicitaron la detención del sindicado jefe de la banda.


Source link

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba