Mexico

Quiénes son el “Ray” y el “Profe” del CJNG que se habrían reunido con Cuauhtémoc Blanco | Blog del Narco oficial | Narcotráfico

El gobernador Cuauhtémoc Blanco ha negado conocer al Ray, el Profe y la Tripa, líderes criminales con quienes salió retratado e, incluso.

El mismo celebró el arresto de dos de ellos que han sido considerados como nexos con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Morelos.  En mayo de 2019 y en febrero de 2021 cayeron Raymundo Isidro Castro, el Ray, e Irving Eduardo Solano Vera, el Profe y/o el Gato, respectivamente.

Aunque el primero fue asesinado al interior del penal en el estado, cinco meses después de su detención. Ambas capturas fueron anunciadas por el ex futbolista como un logro contra la delincuencia.  “Me han pedido muchísimas fotos y que no les voy a preguntar a qué te dedicas”, respondió a la prensa luego de que se difundiera en medios nacionales la imagen que lo muestra abrazado de los presuntos capos.

El Ray fue el principal cabecilla que lideraba la disputa contra los Rojos de Santiago Mazari Hernández, el Carrete o el señor de los caballos, antes de que este fuera detenido en 2019. De esa manera, Guerreros Unidos y posteriormente el Comando Tlahuica, lograron asociarse al CJNG como célula local.

Raymundo Isidro Castro operaba para Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, en la entidad que gobierna Cuauhtémoc Blanco desde Cuautla. Originario de Acapulco, Guerrero, el Ray era ubicado como uno de los más peligrosos en la zona desde 2014, cuando el CJNG comenzó el asedio en el oriente y norte de Morelos, así como la vecindad con Puebla.

Tal como el Carrete, los orígenes del Ray se remontan a los Beltrán Leyva, uno de los cárteles que dominó el mismo estado desde principios del 2000 y sufrió escisiones tras su ruptura con el Cártel de Sinaloa en 2008 y el abatimiento en Cuernavaca del máximo líder, Arturo Beltrán Leyva, el Barbas, además del posterior arresto de sus hermanos.

De acuerdo con los reportes, Raymundo Isidro Castro heredó la plaza de Cesáreo Adrián Alias, la Guajolota, quien quedó asegurado en 2013. Este último recuperó el territorio para el Cártel del Pacífico Sur, que fundara Héctor Beltrán Leyva y comandó Sergio Villarreal Barragán, el Grande, antes de que fueran detenidos.

El H y el Grande rompieron en 2009 con Edgar Valdez Villarreal, la Barbie, luego de que el Barbas fuera abatido por la Marina Armada de México. Los herederos del grupo criminal peleaban el corredor Acapulco-Cuernavaca, sumiendo en una ola de sangre y balas a Morelos y Guerrero.

Del lado de la Barbie quedó Irving Eduardo Solano Vera, el Profe, quien llegó a las filas de los Beltrán Leyva tras desempeñarse como agente ministerial y operar desde la autoridad. Primero fue detenido en 2010, cuando operaba el trasiego de narcóticos con Gonzalo Mena Pardino, el Cabezas, arrestado en mayo del mismo año.

Ante su caída, la Guajolota quedó en prisión durante siete años, hasta su muerte de un paro respiratorio en el penal de Atlacholoaya, Xochitepec, en septiembre de 2020. En ese tiempo se consolidó el llamado Comando Tlahuica bajo el liderazgo del Ray y si en un inicio combatían de lados opuestos, el Profe ya estaba incorporado a la asociación con el CJNG.

Raymundo Isidro Castro era aficionado al fútbol, que practicó desde que era pequeño. Ya como cabecilla criminal, patrocinó distintos equipos en el oriente de Morelos, con los cuales ganó varios torneos regionales. También fue ligado al exalcalde de Yecapixtla, José Refugio Amaro Luna, quien gobernó de 2012 a 2015 por el Partido Verde y volvió a postularse en 2021 pero perdió ante el panista Heladio Rafael Sánchez Zavala.

El Ray habría adquirido junto con Amaro Luna a los Guerreros de Yecapixtla, en la Tercera División del balompié mexicano. Disfrutaba de los partidos desde zonas alejadas en los estadios. Ahora se sabe que llegó a conocer a un ídolo de la Selección Nacional como Cuauhtémoc Blanco, quien tras el retiro del deporte se dedicó a la política y asumió la gubernatura de Morelos en 2018.

Irving Eduardo Solano Vera, el Profe y/o el Gato, nunca dejó Morelos tras su arresto en junio de 2010 y posterior liberación. Originario de Cuautla, ingresó a la entonces Procuraduría General de Justicia del estado el 27 de julio del 2000; ahí estuvo como policía del Grupo de Investigación de Homicidios hasta el 18 de noviembre del 2003. Tras una ausencia de dos años, reingresó el 8 de enero del 2005 a la misma corporación.

Siguió como agente ministerial por un tiempo no precisado por las autoridades, hasta que se enroló formalmente en el mundo criminal con los Beltrán Leyva. Cuando se desempeñaba en la procuraduría estatal, Solano Vera conoció a Salvador Pintado, con quien llegó al mundo del sicariato.

Después ascendió como encargado de la zona surponiente de la entidad, donde colaboró con Manuel Alejandro Briones Rodríguez o Ricardo Terrones Rodríguez. Salvador Pintado fue detenido en mayo de 2009 y Briones Rodríguez cayó en enero de 2010. Pero el Profe se mantenía como un operador de medio nivel dentro de la agrupación que ya veía disminuidas sus actividades por la caída del Barbas.

De acuerdo con un documento del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (de la Fiscalía General de la República), un sujeto de apellido Solano encabezaba operaciones para la Barbie, según datos actualizados a marzo del 2013. En la lista de cárteles consultada por Infobae México se aprecia que este sujeto, del mismo apellido del Profe, se mantenía activo a inicios del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Adquiría armamento, además de vehículos y reclutaba a otros miembros para la facción que pretendía conformar Edgar Valdez Villarreal, ya independizado. El Profe estaba comandado a buscar transportes de carga modificados para enviar droga a Estados Unidos y confirmaba envíos por rutas seguras.

Según reportes de la Secretaría de Seguridad de Felipe Calderón, Solano Vera era investigado por el asesinato de al menos 30 personas. En varios casos ordenó que las víctimas acabaran sepultadas en fosas clandestinas para evitar que fueran identificadas. Además, escogió que cadáveres portarían narcomensajes contra Héctor Beltrán Leyva.

Fue el descubrimiento de una mina en Taxco, Guerrero, ocupada como fosa clandestina, el hecho que atizó la búsqueda contra protagonistas del enfrentamiento al interior de los Beltrán Leyva. En este lugar fueron exhumados 55 cadáveres a 150 metros de profundidad. Al final, esos hechos llevarían a la captura de varios cabecillas, entre ellos, Irving Eduardo Solano Vera.

Aún cuando estaba de por medio su pertenencia al crimen organizado, el Profe volvió a las calles. No se sabe si lo liberaron por falta de pruebas, cumplió alguna condena, salió bajo fianza, con sobornos o simplemente escapó.

El hecho es que para julio de 2015, registros de prensa volvieron a ubicarlo, ya con alias de El Gato. Presuntamente, operaba una banda de secuestradores en que estaban involucrados Iván Alfonso Flores Ramírez y René Rodríguez Perea, ambos ex policías ministeriales, detenidos tras cobrar un rescate.

Los reportes destacaron que en julio de 2015, el Profe ya estaba ligado a Guerreros Unidos. Tres meses después, restos de una persona descuartizada fueron halladas en bolsas con narco mensajes y amenazas contra el entonces presidente electo de Yecapixtla, Francisco Sánchez Zavala. De nueva cuenta, las autoridades apuntaron a él, supuesto jefe operativo de Guerreros Unidos y/o La Empresa.

Y así como había sido protagonista de pugnas con los Beltrán Leyva, Solano Vera volvía a emprender disputas pero entonces contra Santiago Mazari Hernández, el Carrete.

La pugna contra Mazari Hernández después se heredó en peleas territoriales contra el Cártel Jalisco Nueva Generación. Y así como el Profe no se apartó de Morelos, el Carrete se afianzó en la misma entidad hasta que fue detenido. Sin embargo, con el Ray al frente de Guerreros Unidos también se conformó el Comando Tlahuica. Fue entonces como hicieron pactos con el CJNG.

Narcomantas, cadáveres descuartizados y decapitados aparecieron en calles de Morelos entre febrero y julio de 2019; los mensajes en lonas y cartulinas estaban firmadas por el Señor de los caballos, quien denunciaba protección política hacia el Ray y el El Gato y/o el Profe.

Raymundo Isidro Castro finalmente cayó detenido el 7 de mayo de 2019 en Puebla, tras investigaciones iniciadas por una balacera en un restaurante de mariscos en Cuautla, donde sería asesinado pero logró escapar. Ahí murieron seis personas, entre ellas tres menores de edad. Ya en Morelos fue encerrado en el mismo penal de Atlacholoaya, donde falleció golpeado tras una disputa de reos en octubre del mismo año.

“Delincuente que causó mucho daño a las familias”, dijo en su momento Cuauhtémoc Blanco sobre el arresto del Ray. Para ese entonces no se conocía que ambos coincidieron y hasta se tomaron una fotografía del recuerdo.

Fue así como el Profe quedó como principal cabecilla del Mencho en Morelos, hasta que agentes del Ejercito llegaron por él a la colonia Santa Rosa de Cuautla, la madrugada del 16 y 17 de febrero de 2021.

Cuauhtémoc Blanco también confirmó el arresto y celebró que labores de gabinete dieran con uno de los principales generadores de violencia que estaba en la mira de autoridades morelenses.

Irving Eduardo Solano Vera de 39 años intentó huir a bordo de una motocicleta cuando se percató del operativo. No obstante, soldados le bloquearon el paso para realizar el arresto. Alguien lo acusó de forma anónima ante la Fiscalía General de la República (FGR), ubicaron dos direcciones y le siguieron la pista por 12 días hasta que cayó con mil 110 pastillas de fentanilo en Cuautla.

Desde el 4 de febrero de 2021, las autoridades ministeriales recibieron la alerta, iniciaron una carpeta de investigación y comenzaron trabajos de inteligencia en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional. Durante casi un par de semanas de vigilancia solicitaron dos órdenes de registro. Las fuerzas federales no sabían en cual casa lo hallarían, pero estaban seguras que sería en Cuautla.

Primero, los agentes del Ejército y la Policía Federal Ministerial acudieron al Fraccionamiento Las Quintas, colonia Gabriel Tepepa, pero no encontraron nada. Ni armas ni droga ni persona ni cualquier otro “instrumento de delito”. Por ello no aseguraron el lugar. Luego, los oficiales acudieron a la colonia Santa Rosa. En una casa de aquella demarcación estaba el capo.

Según se aprecia en una fotografía compartida, se encontraba en piyama: pantalón azul holgado de cuadros grandes, una playera blanca, chaleco rojo y tenis blancos. Lo retrataron cabizbajo frente al portón negro; despeinado, las manos esposadas al frente y flanqueado por cuatro agentes, dos soldados y dos ministeriales.

Se dio cuenta que lo buscaban, pero era demasiado tarde. La persona que llamó a la FGR dijo que el líder de la célula delictiva amenazaba con matar a sus propios colaboradores si llegaban a comentar sobre los ilícitos que ejecutaba: secuestro, extorsión, tráfico y venta de drogas.

Las más de mil pastillas de fentanilo las tenía empaquetadas en 12 bolsas. Se encontraba armado, pero sin mayor seguridad. Le fue decomisada una pistola abastecida con 28 cartuchos y otro cargador con 26 municiones; además de dinero en efectivo, cinco celulares y un auto. La casa también quedó bajo resguardo con el sello FED/SEIDO/UEIDCS-MOR/00000064/2021.

No pasaron ni 24 horas cuando Cuauhtémoc Blanco ya informaba sobre el arresto de Fernando “N”, segundo al mando del CJNG en la entidad y subordinado del Profe. Este sujeto fue asegurado en la colonia Lázaro Cárdenas del municipio de Temixco. Versiones de prensa local destacaron que en estas acciones se decomisaron armas e inmuebles donde se producían y distribuían drogas.

Al Ray, el Profe y Fernando “N” le siguieron Jesús “N”, el Chucho, quien habría seguido al frente del CJNG en Morelos con un grupo denominado Cárteles Unidos. Este último cayó en Yecapixtla en junio pasado. Una semana después, el 17 del mismo mes, fue detenido Jonathan Joseph “N”, la Rata, en el Fraccionamiento Colinas de la Piedad en el estado de Querétaro, quien pretendía afianzarse como líder del CJNG.

Te puede interesar: Cuauhtémoc Blanco, fotografía con líderes narcos golpea al gobernador de Morelos

Siete meses después se difundió una imagen donde Cuauhtémoc Blanco se tomó una fotografía en el que se incluye al actual líder del Comando Tlahuica, Homero Figueroa Meza, la Tripa, quien sigue en libertad. Mientras tanto, el gobernador de Morelos ha asegurado que ya puso toda su información sobre el tema a la FGR.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba